LA MEDITACIÓN TRASCENDENTAL

Definición:

Su fundador fue Maharishi Mahesh Yogi. Llegó a Estados Unidos en 1957 con un plan mundial de siete puntos, presentándolo como un movimiento explícitamente espiritual con el nombre de Movimiento de Regeneración Espiritual Todo estaba fundamentado en una teología hindú según el pensamiento de Shankara, filósofo hindú del siglo IX.

La meditación es presentada como el medio de unirse a Brahman, es decir, a la conciencia impersonal que es la única realidad que existe, porque todo lo demás que nosotros percibimos no es más que "maya" o ilusión.

Al principio consiguió un gran número de adeptos, pero más tarde empezó a decaer el fervor, por lo que volvió a la India, para regresar unos años después con una reelaboración del plan, que ahora sería presentado con nombre y terminología científicos: La ciencia de la inteligencia creativa, creando en 1969 la Universidad de Stanford California, para estudiar y propagar los resultados fisiológicos, clínicos o biológicos de la meditación. Se cree que actualmente hay en el mundo más de millón y medio de personas que practican la meditación trascendental, con centros en la mayor parte de los países. El de Burdeos, del sur de Francia, cuenta con unos dos mil meditantes. Hasta se ofrecen cursos a los soldados del ejército de USA.

La finalidad mística de esta meditación es permitir al espíritu individual la unión con el espíritu cósmico. A los seguidores ya no se les habla de Brahman, sino del campo de la conciencia, y se les pide meditar veinte minutos por la mañana y otros veinte por la tarde, según el principio del segundo elemento: el pensar positivo. Esencialmente la meditación consiste en la repetición de un "mantra" o palabra sánscrita secreta, que el que la medita hizo juramento, cuando la recibió del gurú, de no revelarla a nadie, y por la que en Estados Unidos se llega a pagar hasta 150 dólares.

En el cuarto estado de conciencia trascendental el que medita pierde la conciencia de las cosas para no quedar más que centrado en el ser.

Los reparos que se puede poner desde el punto teológico y cristiano son bastante considerables:

l° La "puja", que es la ceremonia habitual a la que debe asistir el neófito para ser iniciado en la meditación trascendental y recibir su “mantra" en substancia es un culto a divinidades hindúes, y el maestro se inclina ante el cuadro del Guru Dev, el maestro Maharishi, ofreciendo flores, frutas y un mantel sobre el altar. El "mantra” suele ser también la invocación de una divinidad hindú.

2°. Tal como presenta Maharishi su movimiento, para el hombre no existen problemas que él por sí mismo no pueda resolver. Es el hombre el que crea sus propios problemas y tiene dentro de sí la capacidad de resolverlos. Y esto a través de la meditación por la cual puede hasta llegar a comunicarse con otros espíritus o los millones de dioses que hay en el panteón hindú.

3°. Asimismo el hombre para ser feliz y sentirse salvo sólo necesita conocerse a sí mismo, pues es entonces cuando llega a encontrarse con su esencia íntima. Y esto se lo puede procurar el hombre por sí mismo. Basta que trate de despertar la conciencia cultivando un estado pasivo de la mente. La revelación cristiana nos enseña que nuestro yo está corrompido por el pecado y el egoísmo y que necesitamos una redención y salvación que sólo Cristo Jesús puede ofrecer y que no tenemos bajo el cielo otro nombre por el que nosotros debamos salvarnos". (Hech. 4,12)

Monseñor Alfonso Uribe Jaramillo-Libro Ángeles y demonios.

Menú prácticas peligrosas

VOLVER A Página de inicio www.desdeloalto.com