LA FAMILIA ("Cuna de la vida y del amor")

El matrimonio también requiere chequeos periódicos

Por: Jorge Zuloaga, licenciado en Sociología y Economía

Hoy en día es común la práctica de la revisión médica periódica o "chequeo" que permite hacer una evaluación del estado de salud del organismo para prevenir las enfermedades y evitar consecuencias adversas.

Así como se puede diagnosticar oportunamente en la salud corporal, también se puede trabajar para mantener sano el estado de salud conyugal. Ya sea con síntomas o sin ellos, a todo matrimonio deseoso de mejorar su relación le conviene también hacer un alto en el camino y realizar una verificación de su amor.

Cuando hay síntomas de deterioro

Es fácil identificar a una pareja de novios o de recién casados, pues basta con ver sus conductas y actitudes, su plática amena e interminable, la necesidad de estar juntos, de tocarse, de mirarse.

Desgraciadamente también resulta fácil identificar a una pareja que ya ha perdido el encanto de los inicios. Parecen imanes del mismo polo que se repelen. Entre ellos no se escucha diálogo sino discusión, rehuyen encontrarse a solas con el otro y encuentran alivio cuando ven a sus amigos, pues con ellos sí pueden platicar.

Sin lugar a dudas, se ha provocado un deterioro en la relación. Conviene saber qué tan grave es el problema y tomar medidas correctivas para restablecer la situación, así como medidas preventivas, para evitar que el deterioro vuelva a presentarse.

Cuando todo marcha de maravilla

También se dan casos en los que ambos suponen que todo marcha de maravilla.
Aparentemente no hay desacuerdos y las dificultades propias de toda relación se han ido superando en forma oportuna y adecuada.

Al igual que en el cuidado de la salud, no está de más realizar un "chequeo", pero más con un enfoque preventivo. Vale la pena tomar el pulso de la relación conyugal y saber a ciencia cierta cuál es la situación real.

¿Cómo realizar un "chequeo" conyugal?

Para el chequeo matrimonial no se requiere de un consejero, basta con que los cónyuges quieran hacerlo y dispongan de por lo menos un par de horas, en las que puedan trabajar solos y sin interrupciones y tener a la mano unas cuantas hojas de papel y un lápiz para cada uno.

Fundamentalmente, el "chequeo" requiere de un poco de reflexión y análisis personal y luego de un intercambio honesto, tranquilo, abierto y positivo. Cada uno de los integrantes de la pareja debe responder individualmente a cada una de las cinco preguntas que aparecen a continuación y prepararse para comentarlas posteriormente con el otro.

  1. Las tres experiencias de mi vida CONTIGO, que me han hecho más feliz son:
  2. Analizando esas tres experiencias, lo que encuentro de común en ellas, y a lo que atribuyo tanta felicidad es a:
  3. Las tres cosas que más me agradan de ti son:
  4. Si para mejorar la relación entre TU y YO tuviéramos que cambiar algo, ¿qué creo que debemos cambiar? y ¿por qué?
  5. Analizando la forma en que TÚ y YO acostumbramos dialogar, ¿qué creo que nos convendría hacer para mejorar nuestro diálogo de intercambio?

Descubrimientos

Una vez que cada uno haya contestado por escrito las cinco preguntas, intercambien sus papeles. Cada uno debe leer el escrito del otro. Cuando hayan terminado de leer y meditar las respuestas, deben platicar sobre lo que han descubierto de su relación:

  1. ¿Se han dado cuenta de lo que están haciendo o dejando de hacer?
  2. ¿Ha habido coincidencias o lo que predomina son las diferencias?
  3. ¿Ha habido sorpresas? ¿qué han aprendido de ellas?
  4. ¿Han encontrado vías de acercamiento entre los dos?

Es importante que este intercambio no se convierta en reclamo, sino en un interés por conocerse mejor, entenderse y aceptarse.

Sin embargo, si se dieron cuenta de que el intercambio se convirtió en una sesión de quejas y reclamos, el "chequeo" ha cumplido su cometido, pues está revelando que la pareja tiene aspectos débiles.

El enojo y el desacuerdo no quieren decir que el matrimonio esté en crisis, pero sí demuestran que hay cosas que mejorar.

Compromisos

Tomando las ideas que escribieron en las preguntas 4 y 5, traten de establecer un compromiso mutuo, en el que estén de acuerdo ambos, con miras a hacer algo concreto, que les permita mejorar su relación de pareja. Expresen su común acuerdo en relación a los siguientes puntos:

  1. Nuestro compromiso concreto, como resultado de esta reunión será…
  2. ¿Cómo vamos a medir y a darnos cuenta de que hemos cumplido nuestro compromiso?
  3. Fecha en la que vamos a revisar si hemos cumplido.

Los primeros pasos

Si la pareja quiere que eso que soñaron se convierta en realidad, tienen que comenzar a hacer algo AHORA. Por consiguiente, vale la pena que se hagan la siguiente pregunta: ¿Qué tenemos que hacer, en los próximos seis meses, para ir avanzando en lo que consideramos importante?

Escriban algo concreto, realista, que puedan y quieran llevar a cabo de común acuerdo para avanzar en la dirección que les interesa, para cada uno de los siguientes aspectos:

  • Relación pareja
  • Vida familiar
  • Salud
  • Aspectos económicos

Una vez terminada esta evaluación, se pueden analizar los resultados logrados y definir cuál será el mejor momento para volver a hacer el "chequeo".

Fuente: Desarrollo y Formación Familiar

VOLVER A Página de inicio www.desdeloalto.com

 

 

VOLVER A

Página de inicio www.desdeloalto.com